Metodología

El proceso terapéutico tiene como objetivo resolver la dificultad que el paciente trae a consulta. A diferencia de otros procesos, marcaremos en la primera visita un ruta hacía un objetivo concreto, realizable, para que paso a paso pero con buen ritmo , mediante una serie de estrategias y prescripciones, podamos llegar y resolver la problemática. 

 

Un papel fundamental en el proceso son las tareas entre sesiones. Estás tareas tienen dos objetivos primordiales:

 

- Acercarnos hacía nuestro objetivo planteado en la terapia.

 

- Salvaguardar la independencia del paciente respecto al psicoterapeuta consiguiendo por si  mismo cambios cualitativos respecto a la problemática en cuestión.

 

En un inicio, realizamos un acuerdo con un máximo de sesiones (10 visitas) en la que ambas partes nos comprometemos a dar solución al problema y conseguir el objetivo planteado en terapia: por parte del cliente, aportando la información operativa necesaria sobre el circulo reactivo del problema  y el psicólogo, elaborando y prescribiendo las tareas a medida para producir el cambio perceptivo necesario y romper el bucle patológico instaurado.

A medida

Cada persona es un mundo, igual que cada problema. Aplicar una misma receta sin tener en cuenta como funcionamos, como entendemos, como pensamos y como actuamos muchas veces no solo no soluciona el problema, si no que ademas lo empeora. Porque ni todas las soluciones funcionan con todo el mundo, ni todos los problemas ni son ni los vivimos de la misma manera. 

 

Por tanto, durante el proceso y ya desde la primera sesión, iremos confeccionando una terapia totalmente individualizada para resolver el problema concreto que nos atiende, teniendo en cuenta nuestras características personales, nuestras caracteristicas que nos hacen únicos.

Duración

El proceso tiene una duración de alrededor de 10 sesiones. El dar una temporalidad límite al proceso me permite (y obliga) a exprimir cada visita para dirigirnos hacia el cambio en el mínimo de tiempo posible, puesto que en mi opinión, está debería ser la máxima prioridad como psicoterapeuta. No significa por supuesto que se tengan que cumplir las 10 visitas ni que no se puedan sobrepasar si el proceso necesitará de algunas sesiones técnicas más.

 

Cada visita tiene un duración entre 40 y 60 minutos, dependiendo de la fase terapéutica en la que nos encontremos.

 

Por otro lado, cabe mencionar que 10 sesiones no significan 10 semanas. Las sesiones dependiendo de la fase terapéutica y de las prescripciones podrán ser quincenales o mensuales.

HÉCTOR SÁNCHEZ

Psicólogo col. 21345